Salud bucal infantil: Educando a tu hijo

hace 2 años / 0 Comentarios ».
Salud bucal infantil: Educando a tu hijo
Califica este Post

La salud bucal infantil es uno de los aspectos más importantes de la salud en los que hay que educar a un niño. ¿La razón? Que ellos rara vez le prestan atención a los efectos negativos que puede suponer una mala higiene bucal. Por ello, debes educarlos.

Salud bucal infantil

¿Cómo cuidar la salud bucal de un niño?

Lo primero que hay que hacer para cuidar la salud bucal infantil, es enseñar al niño que tiene que cepillarse los dientes y realizarse los pertinentes controles de la salud de su propia boca. Esto, cuando el niño es pequeño, no es tan fácil decirlo que hacerlo, porque los niños rara vez quieren lavarse los dientes. Por ello, es imprescindible que haya un adulto ayudándoles.
Con ello, los niños crecen sabiendo cuidar su salud bucal, lo cual es algo que mantendrán hasta que sean adultos, garantizando que no aparecen problemas graves en su boca.

Por otro lado, para cuidar la salud bucal de tu hijo, también es importante revisar sus dientes y encías con frecuencia. Detectar si hay caries a tiempo es fundamental para que éstas no se extiendan, y además, es importante para comprobar si el niño está siguiendo una buena higiene dental.

En el caso de las encías, es conveniente revisarlas para comprobar que no haya infecciones ni ningún tipo de dolencia, ya que si las hay, es conveniente cambiar ligeramente los hábitos de su higiene bucal. Por ejemplo, puede ser necesario cambiar de un cepillo de dientes duro a uno más blando.

Consecuencias del Descuido de la Salud bucal infantil

También es importante prestar atención al aliento, ya que el mal aliento puede tener muchas causas principales, algunas inocuas, pero algunas de ellas pueden implicar problemas más graves, como alguna infección transitoria o, incluso, alguna enfermedad grave.
Por último, y como puedes suponer, es imprescindible que se visite al dentista una vez cada seis meses. Posteriormente, a medida que el niño crezca, se puede alargar el plazo y visitarlo una vez al año. Pero durante su crecimiento, es preferible hacerlo más a menudo, para que si el dentista detecta algún problema puedo resolverlo tan pronto como sea posible.

Con estos sencillos consejos, podrás tener garantizada la salud bucal de tu hijo, y, además, le estarás educando para que, en el futuro, él mismo sea capaz de responsabilizarse de la salud de su boca. Al fin y al cabo, la salud bucal infantil es algo positivo hoy, pero también mañana.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *