Remedios caseros para el mal aliento

hace 2 años / 4 Comentarios ».
Remedios caseros para el mal aliento
5 (100%) 1 vote

El mal aliento es un problema muy habitual en nuestras sociedades, y es por ello que hemos considerado oportuno dedicarle un artículo a una pregunta que mucha gente se hace: ¿Qué remedios caseros para el mal aliento existen?

Remedios caseros para el mal aliento

Aumentar la producción de saliva

La saliva es la forma que tiene el cuerpo humano de matar de forma natural a las bacterias de la boca. Es por ello que, cuando te levantas por las mañanas, tu aliento huele peor que durante el resto del día: Por la noche, la boca genera menos saliva, y, en consecuencia, proliferan las bacterias. Debido a esto, aumentar la producción de saliva es uno de los mejores remedios caseros para el mal aliento. Ahora, ¿cómo aumentar la producción de saliva?

Bueno, hay varias formas de hacerlo. La primera y más sencilla es aumentando el consumo de cítricos. Los cítricos estimulan la producción de saliva, así que será recomendable ampliar el número de limones y naranjas que se toman al día, ya sea directamente o en forma de zumo.

Otra buena forma de aumentar la producción de saliva es mascando chicle. Los chicles ayudan a que la boca genere saliva de forma natural, y tienen la ventaja de que, desde el primer momento en que los metes en la boca, consigues un buen aliento, ya que los chicles cuentan, por lo general, con algún aroma añadido. ¡Eso sí, que sean sin azúcar!

Enjuagues bucales caseros

Entre otros remedios casero para el mal aliento tenemos el uso de enjuagues o elixires bucales caseros. En realidad, los elixires comerciales también funcionan muy bien y son los más recomendables si vives con prisa y no tienes tiempo de hacer los tuyos propios. Pero, en el caso de que puedas, es recomendable que dediques unos minutos de tu semana a hacer y almacenar elixires bucales caseros.

Uno de ellos se hace mezclando diferentes esencias con agua. Puedes mezclar esencias de menta, eucalipto y hierbabuena con un poco de agua, calentarla y removerla para que todo el agua adquiera ese aroma, y guardarlo en la nevera para cuando tengas que utilizarlo.
Otra opción es poner un poco de bicarbonato en el agua y luego añadirle limón. Esta solución sirve tanto para matar las bacterias gracias al bicarbonato, como para aumentar la producción de saliva y tener buen aliento gracias al limón.
En cualquier caso, lo más importante de un enjuague bucal no es de qué esté hecho, sino utilizarlo cada vez que te cepillas los dientes, para que el resultado sea óptimo y contribuya a mantener la salud de la boca.

Cepillarse regularmente los dientes

Evidentemente, la mejor forma de mantener un buen aliento, es cepillarse los dientes de forma habitual. Hay mucha gente que se queja de tener mal aliento y, sin embargo, no se cepillan los dientes… ¡Cómo pretendes tener buen aliento si no te cepillas los dientes!

Cepillarse los dientes da buen aliento de por sí, ya que los dentífricos tienen un aroma muy fresco. Sin embargo, también contribuye a que no generes mal olor, ya que mata las bacterias y previene posibles enfermedades de la boca, como las infecciones, que también generan un olor muy malo.

Lo más recomendable es cepillarse los dientes una primera vez al levantarse por la mañana, para acabar con las bacterias que puedan haber proliferado durante la noche, y, después, cepillarse después de comer y de cenar, para acabar con los restos de comida y las bacterias que hayan quedado en la boca tras la ingesta de alimentos.

Remedios caseros para el mal alientoTener cuidado con lo que entra en la boca

Como con los niños pequeños, tener cuidado con lo que entra en la boca es muy importante. Este apartado vamos a dividirlo en dos partes. La primera, aquello que debería dejar de entrar en la boca para siempre, y la segunda, aquello que no puede dejar de entrar, pero que obliga a cepillarse los dientes después.

El primer grupo, como seguro que ya te imaginabas, es el alcohol y el tabaco. Estas dos drogas son muy malas para el organismo en términos generales, pero también son muy malas para el mal aliento, ya que tienen un olor muy fuerte que se mantiene durante horas en la boca. Es por ello que lo más recomendable siempre será dejar de fumar y de tomar alcohol, o, cuando menos, reducir sensiblemente su consumo.

Por otro lado, tenemos ciertos alimentos, como el café, el ajo o la cebolla, que tienen un olor muy fuerte, pero que no es recomendable dejar de consumirlos, ya que son beneficiosos para el organismo.
En este caso, lo más recomendable es cepillarse los dientes después de consumirlos o, en el caso de no poder hacerlo, comer un chicle de aroma fuerte que tape el del alimento que acabas de consumir.

Como ves, existen numerosos remedios caseros para el mal aliento. Ahora es decisión tuya elegir aquél que mejor responda a tus necesidades y a las posibilidades de tu economía. No te preocupes… ¡Todos son igual de efectivos!

4 Comentarios

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *