Caries en los dientes incisivos

hace 2 años / 0 Comentarios ».
Caries en los dientes incisivos
3 (60%) 2 votes

De toda nuestra dentadura, los incisivos y las muelas son los más propensos a padecer una caries. De hecho, el 70 por ciento de los casos de caries se producen en estos dos tipos de dientes. Las caries en los dientes incisivos tiene una tipología particular con respecto a las demás debido a su posición y funciones.

caries en los dientes incisivos

Una lesión cariosa en los incisivos tiende a tornarse oscura con rapidez, y su lugar de origen varía, dependiendo de si los dientes afectados son los superiores o los inferiores.

¿Por qué se forma una caries?

Definicion de CARIES: La caries es el resultado de un severo proceso de desmineralización, ocasionado por los ácidos lácticos que liberan las bacterias al alimentarse. Estas bacterias se encuentran en nuestra boca, lengua y dientes formando un biofilm conocido como placa bacteriana, compuesto no por un par, sino por cientos de tipos diferentes de bacterias que se adhieren firmemente a las superficies bucales.

En los dientes incisivos la caries tiende a aparecer en las regiones interproximales (es decir, entre los dientes), y en la zona radicular (la raíz del diente). La caries interproximal es más común en los incisivos superiores, tanto de adultos como de niños, debido a que están más expuestos a la acción de líquidos que los dientes inferiores, los cuales quedan ocultos bajo el labio cuando ingerimos líquidos. Los líquidos penetran los espacios entre dientes donde difícilmente llegan restos de comida, y forman una capa que sirve de alimento para la flora bacteriana, dando lugar al desarrollo de las enfermedades en nuestra boca.

La caries radicular, por su parte, es común entre adultos mayores, pues que las encías retroceden con la edad y la raíz de los dientes incisivos queda expuesta a la comida. Puede producirse en los incisivos superiores e inferiores, y es más peligrosa que las caries comunes, pues la raíz del diente carece de la protección de la capa de esmalte. En algunos casos, restos de comida pueden quedar atrapados entre la encía y el diente, donde la infección cariosa puede resultar invisible hasta que la encía se inflama y ocasiona dolor. En los dientes incisivos inferiores, esta afección suele ser más frecuente en la cara posterior.

¿Cómo combatir la caries en los dientes incisivos?

La principal medida contra la caries es la prevención a través de una buena higiene bucal y las visitas frecuentes al odontólogo.

Los dientes tienen una importancia social especial, pues no sólo nos permiten cortar, roer o masticar la comida, sino que son además nuestra carta de presentación al mundo a través de las sonrisas; y aunque suene algo egoísta, mantener una sonrisa estéticamente saludable puede ser el primer paso a una correcta higiene bucal.

Una herramienta importantísima para la higiene de los dientes, y muchas veces muy olvidada, es el hilo dental. Gracias al hilo dental podemos eliminar restos de comida en las secciones interproximales de los dientes, donde normalmente no alcanza el cepillo. Este tipo de lesiones abundan en los incisivos, y además son extremadamente difíciles de detectar, incluso para un odontólogo, por lo que siempre es recomendable utilizar hilo dental para evitar caries en los dientes y tratamientos costosos.

Enfermedades de la boca

Cepillarse utilizando un dentífrico fluorizado es una excelente forma de evitar la formación de cavidades cariosas. El flúor reacciona químicamente con los cristales de hidroxiapatita que se encuentran en el esmalte, formando el compuesto conocido como fluorhidroxiapatita, el cual es mucho más resistente a los ácidos. El flúor, además, reacciona con el calcio, formando fluoruro de calcio, el cual sirve como reserva al cuerpo durante los procesos de remineralización.

Otra de las ventajas conocidas del flúor en la medicina dental es su increíble capacidad para retrasar el metabolismo de las bacterias Streptococcus mutans y Lactobacilus acidophilus, consideradas las principales causantes de la caries, especialmente la radicular, debido a su tendencia a acumularse cerca de las encías. De acuerdo a los especialistas, el flúor es más efectivo cuando se aplica directamente sobre los dientes, aunque también puede ser consumido en dosis pequeñas para suplir las reservas naturales de nuestro cuerpo.

Las visitas al odontólogo, por su parte, nos ayudan a diagnosticar una infección cariosa antes de que sea demasiado tarde. Lo que comúnmente percibimos como una caries no es más que las etapas avanzadas de la infección, momento en el que son visibles a simple vista. Durante su etapa inicial, en la cual es más sencilla de combatir y tratar, la caries en los dientes es invisible a los ojos, y sólo es posible detectarla con el uso de herramientas y procedimientos especializados, por lo que el odontólogo será siempre nuestro mejor aliado en la búsqueda, de una dentadura sana y duradera.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *