Caries dental: Causas y síntomas

hace 3 años / 1 Comentario ».
Caries dental: Causas y síntomas
Califica este Post

La caries dental es la enfermedad crónica infecciosa más común del planeta. De acuerdo a los estudios realizados por la Organización Mundial de la Salud, el 99 por ciento de la población adulta del mundo padece de caries, mientras que el porcentaje en niños menores de 12 años ronda cerca del 40 por ciento.

Sintomas Caries Dental

Causas de la caries

La caries tiene origen externo y bacteriano. Se debe a la acumulación de bacterias en nuestra boca, especialmente los dientes, donde forman una biocapa conocida como placa bacteriana al adherirse a las superficies bucales. Al alimentarse, especialmente de azúcares y carbohidratos, las bacterias liberan un ácido que poco a poco destruye el esmalte de nuestros dientes. Recordemos que el esmalte dental tiene una composición 96 por ciento mineral, y como todo mineral, es vulnerable al ataque de los ácidos a pesar de su increíble dureza.

Los ácidos bacterianos afectan el ciclo natural de mineralización de los tejidos dentales, acelerando la desmineralización de forma que el esmalte dental se desintegra antes de poder reponerse del desgaste que normalmente recibe. Si no es tratada a tiempo, la desmineralización ocasionada por la caries puede convertirse en una cavidad, e incluso ocasionar la perdida de la pieza dental: La caries forma un ciclo en el cual las bacterias abren cavidades, que a su vez empiezan a alojar más bacterias que forman más cavidades, hasta que el diente colapsa.

Síntomas de una caries dental

Los síntomas de una caries dental varían en función de la etapa en la que se encuentre la infección y la calidad de la higiene bucal del paciente. Generalmente la caries es asintomática durante sus primeras etapas debido a que el esmalte es una capa acelular, es decir, no reacciona a estímulos. Esto quiere decir que las bacterias pueden estar perforando la capa superficial protectora de sus dientes sin que usted lo note.

En el esmalte

El esmalte dental es reconocido por ser la sustancia más dura y resistente de nuestro cuerpo, mas poco a poco irá cediendo al ataque de los ácidos. A medida que la caries avanza por el esmalte, puede observarse un cambio estético en este: Perderá su brillo natural y su color, tornándose amarillento y oscureciéndose a medida que las bacterias se acumulan en la recién formada cavidad. En algunos casos la caries es observable como pequeñas manchas blancas casi imperceptibles sobre el esmalte.

En la dentina y cemento

Una vez que el esmalte ha sido perforado el avance de la caries dental acelera. Esto se debe a que las capas ubicadas bajo el esmalte, la dentina y el cemento, son mucho más blandas y elásticas que la anterior. De hecho, sólo un 70 por ciento de la dentina es de origen mineral, mientras que en el cemento el porcentaje se acerca al 50 por ciento. El resto de estas capas está conformado por agua y colágenos que le otorgan flexibilidad.

En muchos de los casos estos tejidos se tornan oscuros a medida que se infectan, haciendo la caries mucho más visible, sin embargo, en ocasiones la penetración al esmalte es pequeña y el proceso de destrucción se desarrolla de forma invisible dentro del diente.

En la pulpa del diente

Una vez que las bacterias se abren paso a través de las primeras capas y llegan a la pulpa, comienza uno de los síntomas más asociados a la caries: El dolor. La pulpa dental es la parte interna y carnosa del diente. Está conformada por gran cantidad de vasos sanguíneos y nervios, por lo que sí sentimos lo que ocurre en ella.

El dolor es ocasionado por la inflamación de la pulpa en el interior del diente debido a la infección, y la subsecuente presión contra las paredes dentales. Una infección en esta parte del diente tiene como consecuencia la pérdida completa del diente, el cual literalmente se caerá de nuestra boca.

En casos de infección extrema, la única manera de lidiar con una caries es removiendo por completo la pieza dental antes de que las bacterias se abran paso hasta la pulpa, no obstante mientras la caries se encuentra en su etapa superficial es posible detener su avance y prevenir la aparición de nuevas lesiones a través del uso de flúor en los dientes, pues este anula las capacidades de las bacterias para adherirse al esmalte y además disminuye su metabolismo.

En casos intermedios el dentista removerá el tejido carioso y sellará la cavidad para prevenir nuevos ataques.

A pesar de todo, es recomendable hacer de los chequeos odontológicos un hábito, pues muchas veces las lesiones superficiales son mínimas, y una pequeña fisura en el esmalte dental basta para que las bacterias salten esta capa y ataquen directamente el interior del diente, donde no es posible observar la caries hasta que es demasiado tarde. Un odontólogo posee los conocimientos e instrumentos necesarios para poder diagnosticar adecuadamente una caries y aplicar el tratamiento correspondiente según el estado de la infección.

Un Comentario

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.