Caries de mancha blanca

hace 1 año / 0 Comentarios ».
Caries de mancha blanca
Califica este Post

Si bien anteriormente se creía con firmeza que la caries era sólo una cavidad en el diente, actualmente se conoce y se trata como una enfermedad altamente infecciosa, que siempre tiene un inicio externo. Durante las fases iniciales pueden manifestarse como manchas en el esmalte dental, conocidas como caries de mancha blanca.

Caries de mancha blanca

El esmalte dental es el material más duro del cuerpo, y sufre constantemente procesos de desmineralización y mineralización que le ayudan a adaptarse al crecimiento de los dientes sin perder su integridad. La caries ocurre cuando la desmineralización es acelerada por la actividad de bacterias dentro de nuestra boca. Los ácidos que liberan estas bacterias al alimentarse destruyen la capa superficial de nuestros dientes, abriéndose paso hasta que el diente queda destruido.

Identificación de una caries de mancha blanca

Contrario a la creencia popular, las caries no siempre toman un color oscuro a medida que avanza la infección. Es muy común el caso de la persona que siente dolor, y al revisarse no encuentra señales de una caries, por lo que decide no hacer una visita al odontólogo. Esto es un error grave, pues en muchos casos una caries sólo es detectable bajo una iluminación adecuada, y con procedimientos e instrumentos profesionales. Si existe molestia o dolor en los dientes, indudablemente hay una caries que ya ha superado el esmalte y ha llegado a la dentina, pues es ésta la primera capa en estar en contacto con los nervios.

Las manchas blancas son indicadores de que existen zonas del diente afectadas por el proceso de desmineralización. Siempre hay que tener en cuenta que la caries es prácticamente asintomática en sus etapas iniciales.

Odontología mínimamente invasiva

Los estándares modernos para los procesos odontológicos se basan en preservar lo más que se pueda el tejido dental. Esto se debe a que la eliminación de los tejidos naturales de forma innecesaria puede terminar en un debilitamiento del diente. Es importante tener esto en cuenta, pues tanto para el dentista como para el paciente que está siendo diagnosticado, la correcta identificación de una caries de mancha blanca hace la diferencia entre un diente sano y uno en riesgo de infección.

Uno de los problemas que la odontología actual trata de corregir es la predominancia de la decoloración de los dientes como criterio para evaluar la salud dental del paciente. Si bien es importante, existen otros factores a tomar en cuenta. Muchas veces una mancha blanca en los dientes es simplemente tejido manchado y no necesariamente una caries, no obstante la tendencia es remover el tejido por estética.

caries de muelas

De acuerdo a especialistas en el área, aunque la caries es incurable, si ésta aún se encuentra en etapa superficial puede ser más perjudicial remover el tejido que frenar el avance de la caries con tratamiento preventivo. Muchos consideran que el esmalte manchado es más resistente a la caries que el blanco.

Tratamiento preventivo

El paso más importante para mantener a raya el crecimiento de una caries es informarse al respecto. Asistir con regularidad al odontólogo hace la diferencia. De hecho, de acuerdo a la concepción actual de la caries como una enfermedad crónica infecciosa, muchos dentistas recomiendan que los chequeos sean cada tres o cuatro meses, en contraposición a la afirmación ya descartada de que con una o dos visitas al año era suficiente.

Uno de los métodos más eficaces para frenar el avance de una caries de mancha blanca es el uso de flúor directamente sobre los dientes para fortalecerlos. Esto se debe a que el ion de flúor reacciona con el calcio del esmalte, convirtiéndose en fluoruro de calcio, aumentando su resistencia.

Además, la presencia constante de flúor en nuestra boca (en dosis bajas) inhibe el metabolismo de las bacterias y su capacidad de adherirse a los dientes. Como dato curioso, el exceso del consumo de flúor puede causar manchas blancas o pardas en el esmalte dental, sin embargo no están relacionadas con la caries.

Por supuesto, una adecuada higiene bucal es necesaria, pues evita la acumulación de bacterias en los dientes, lo que se traduce en una disminución de los ácidos bacterianos actuando sobre el esmalte. No obstante, reiteramos que la caries es incurable, y su avance sólo puede retrasarse, más nunca desaparecerá si el tejido no es removido por un odontólogo. Esto no quiere decir que sea inútil, más bien todo lo contrario: es posible mantener una caries en su etapa superficial por años, incluso décadas, si se tiene higiene bucal buena y acompañada del uso de flúor tópico (directamente en los dientes) y sistemático (consumido en alimentos para que el cuerpo lo utilice).

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *