Caries de biberón y sus tratamientos

hace 2 años / 0 Comentarios ».
Caries de biberón y sus tratamientos
Califica este Post

La caries de biberón puede llegar a convertirse en un serio problema para la salud bucal de nuestro bebé. Muchos especialistas consideran que cuidar los dientes de leche puede ser en muchos casos más importante que cuidar de los permanentes, pues una caries sin atender tendrá consecuencias en el futuro de su hijo.

Caries de biberon 2

Este tipo de infección puede evitarse controlando algunos hábitos que pueden terminar, sin nosotros saberlo, en una caries y la perdida prematura de los dientes. El caso más común (y que da nombre a este tipo de caries) es el uso de azúcar o miel en los biberones y chupetes para calmar al niño. Sin saberlo estamos volviendo a nuestro hijo adicto a los dulces, cosa que no sólo hará más difícil que el niño se alimente sanamente en el futuro, sino que destruirá rápidamente sus dientes durante la infancia, y pone en riesgo su dentadura permanente.

Tratamientos para la caries de biberón

La caries de biberón se puede tratar con el fin de prevenir una infección, o eliminar una caries ya existente. Sin embargo, es muy importante que el tratamiento empiece lo más pronto posible, pues los dientes temporales, especialmente en sus primeras etapas de crecimiento, son bastante suaves en comparación a los permanentes, lo que facilita la aparición de cavidades cariosas y la perdida del diente.

Los tratamientos preventivos tienen por objetivo evitar que nuestros hijos padezcan una caries, o retrasar el desarrollo de una existente. Es muy importante seguir estos consejos e informarse sobre otras formas de prevenir una caries, pues éstas son invisibles durante su inicio: Aquellos dientes que creemos sanos pueden ser una bomba de tiempo. Por su parte, los tratamientos odontológicos, además de prevenir la formación de caries, también eliminan las existentes.

Buenos hábitos alimenticios

Nunca estará de más recalcar en la importancia de una alimentación adecuada, especialmente cuando se trata de la alimentación de nuestros hijos. En el caso de los dientes, una alimentación balanceada, baja en azúcares y carbohidratos, se traduce en menos “combustible” para las bacterias. Las comidas ricas en proteínas y minerales ayudan, además, a fortalecer el esmalte dental a través del proceso natural de mineralización.

Si hablamos de hábitos alimenticios, uno de los más dañinos es alimentar al niño antes de dormir. Esto se debe a que las bacterias que conforman la placa bacteriana sobre los dientes son mucho más activas en la noche. Además, debido al cansancio, es mucho más fácil olvidar limpiar los dientecitos y encías del bebé, permitiendo que las bacterias se alimenten toda la noche y liberen sus ácidos sobre los dientes. Lo mismo aplica para los chupetes azucarados.

La importancia de la higiene

Ya que un bebé o niño pequeño no puede limpiarse solo, tenemos el deber de velar por su salud e higiene. Es muy fácil limpiar la boca del bebé luego de las comidas, para evitar la acumulación de restos: ¡Basta con pasar un pañito humedecido en agua por las encías y dientes del bebé después de las comidas! A veces como padres olvidamos hacerlo pues pensamos que los primeros dientes se caerán y no son importantes.

¡Nada más equivocado! Mantener limpios los dientes del bebé no sólo ayudará a que sus dientes permanentes crezcan sanos, sino también a hablar correctamente y comer sus alimentos sin problemas.

Es posible usar una gotita de dentífrico y limpiar cuidadosamente con un cepillo de cerdas suaves los dientes y encías del niño, una vez que sea algo mayor, para evitar problemas con las dosis de flúor. Hablando del flúor, una vez que el bebé tenga algunos dientes, un poquito de flúor colocado sobre ellos disminuye el metabolismo de las bacterias y retrasa la aparición de nuevas cavidades. Los dientes más afectados son los incisivos superiores y las muelas.

caries infancia

Tratamientos odontológicos

Existen tratamientos odontológicos preventivos, así como otros destinados a la remoción del tejido carioso. Los chequeos dentales del niño deben empezar tan pronto aparezcan los primero dientes de leche, así el odontólogo puede asegurarse que estos estén creciendo adecuadamente y libres de caries.

Uno de los procedimientos infantiles más comunes es el llamado “sellado de muelas“. Consiste en la aplicación de un compuesto a base de resinas sobre la capa superior de los molares sanos, para cubrir las fisuras que se forman al masticar. Gracias a esto, se puede evitar por completo la aparición de caries oclusales en los dientes del infante, y es de especial importancia debido a que son especialmente vulnerable al ataque de bebidas, como las formulas azucaradas.

En caso de que la observación evidencie la existencia de una caries de biberón, el odontólogo utilizará una herramienta rotatoria para eliminar cuidadosamente todo el tejido carioso, antes de rellenar la cavidad formada con un compuesto. Este proceso es indoloro (se realiza bajo anestesia local), y rápido.

Por último, si el dentista considera que la infección es irreversible, procederá a extraer el diente afectado para evitar que la infección se propague a otros o afecte el tejido nervioso.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *